Sarah Nayler

Fue un talentoso y prolífico ilustrador, con un estilo engañosamente simple. Su trabajo se enriqueció con una vitalidad y humor y atrapó la imaginación de sus admiradores mediante la encapsulación de un sentido de la diversión diabólica. Tristemente Sarah falleció en el 2008.