Ariadna Efron

(Moscú, 1912-1975) siguió a sus padres al exilio y regresó a la URSS en 1937. Encarcelada en 1939, sufrió primero ocho años de reeducación por el trabajo y más tarde la deportación. Tras su rehabilitación en 1955, se ganó la vida como traductora.